Páginas vistas en total

domingo, 2 de diciembre de 2012

Colaboraciones


   En el año 2000, mi buen amigo el periodista brasileño Pablo Villarrubia Mauso, publicó el libro Un viaje mágico por los misterios de América, en la Editorial EDAF, dentro de la Colección Mundo Mágico y Heterodoxo, con prólogo de Alberto Vázquez-Figueroa.


   Para el capítulo VIII titulado Bolivia: Tiahuanaco, la cuna de los dioses, me pidió colaborar aportando algunas fotografías del lugar enigmático sobre el que quería escribir, a lo que accedí encantado. También me propuso algo que no me había propuesto nunca ningún periodista o escritor: Entrevistarme. Y éste es el resultado. 

   «Allí, en el altiplano boliviano, a 4.000 metros de altitud sobre el nivel del mar, el azul del cielo es irrepetible. El contraste con el verde de las montañas, insuperable. Y el enigma de los grises de Puma Punku, que ha sido, es y será eterno. Fue este lugar, a poco menos de un kilómetro de Tiahuanaco, que me atrajo irresistiblemente», me decía Jesús Fernández de Zayas, un joven entusiasta de los misterios de las antiguas civilizaciones.




   Jesús había participado de un viaje a Bolivia con Javier Sierra y Vicente París en marzo de 1994. «Más del 60 por ciento de las ruinas yacen aún sepultadas por la tierra. En Bolivia no hay dinero para excavaciones. Algunos arqueólogos sirven de guías turísticos y piden algunos dólares a cambio y venden una que otra artesanía o pedacitos de piedras», me comentaba con pesar durante una visita que me hizo en Madrid.
   «Allí existen bloques de andesita gigantescos, algunos con más de 150 toneladas de peso. ¿Qué explicaciones dan los arqueólogos para su forma de transporte?», le pregunté.
   «Se ha dicho que podría ser en barcas o balsas de totora desde no se sabe qué canteras, pues las moles no provienen de las montañas circundantes. Según otros, el transporte sólo se invertía en traer la materia prima en pequeñas cantidades y luego ésta se amasaba con fluidos milagrosos conocidos únicamente por los técnicos-sacerdotes moldeando las formas. Éstas, más tarde, se unirían para la construcción gracias a un pegamento especial desconocido en la actualidad, o con grapas de cobre arsenical extraídas en las últimas excavaciones, y de las que quedan huellas perennes en algunas piezas de este gigantesco rompecabezas», seguía desgranando misterios mi amigo.

   Pero hay muchos más misterios en Puma Punku. Se han detectado anomalías magnéticas localizadas en un mismo bloque cuando el N de una brújula se deja desorientar con el desplazamiento centimétrico encima del mismo. Allí también se han encontrado los canales de drenaje con los que eran capaces de transportar agua desde una distancia de 10 kilómetros, mostrando así un avanzado sistema de organización social.
   «La miseria y el desconocimiento de los actuales habitantes de la zona donde se halla el pueblo de Tiahuanaco han hecho rapiña en Puma Punku para levantar viviendas y otros edificios. Para ello mezclan el presente con lo sagrado del pasado, y es seguro que osan tener los pretendidos sabios contemporáneos esté perdida en los cimientos de otros lugares sagrados de espíritu diametralmente opuesto al de los moradores del Tiahuanaco Antiguo», se lamentaba  Jesús.

© 2000. Pablo Villarrubia Mauso
© 2000. Editorial EDAF, S. A. 
© Fotografías: Jesús Fernández de Zayas






2 comentarios:

  1. Buenas fotos, ¡enhorabuena Jesús!
    Hace pocos días he conocido las islas flotantes del Titicaca y sinceramente se me hace difícil de imaginar una plataforma capaz de soportar 150 toneladas a base de capas de totora... en fin.
    Nuevamente felicidades y agradecerte que me hagas partícipe de tus regulares e interesantes entradas literarias en este tu blog.
    Gracias amigo.
    Sergio Iniesta.

    ResponderEliminar
  2. Encuentro muy interesante todas esas vivencias que has tenido en paises tan lejanos y tu interés por esas civilizaciones tan antiguas como "inteligentes" ¿De donde te vino esa inquietud? Porque tus padres están muy lejos, creo yo, de esas aficiones. Me alegro de tus viajes y experiencias y te deseo que tengas muchas más... si tus responsabilidades actuales te lo permiten. Un fuerte abrazo. Tu tio

    ResponderEliminar